¡Consulta disponibilidad en nuestro hotel y Reserva ya! Reserva ya

Las brujas del Valle de Tena

Se acerca Halloween y con él las historias de miedo. Nuestro Hotel el Privilegio de Tena, además de estar rodeado por hermosos pueblos y paisajes, se encuentra en una tierra de mitos y leyendas. Lo cual, lo convierte en un lugar todavía más único, si es que se puede.

En Aragón existen multitud de historias sobrenaturales de distintos personajes entre los cuales se encuentran los brujos y brujas o guixas. Estos relatos surgieron especialmente en el Pirineo, donde se dice que celebraban los aquelarres y donde conjuraban las tormentas. También, existía la creencia de que las enfermedades eran fruto de los embrujamientos y los enfermos eran más bien seres endemoniados.  

Lo más característico de las creencias de Aragón es que actualmente contamos con documentos oficiales que hablan de aquello como real. Es decir, no son meras historias de transmisión oral.  Desde Zaragoza hasta los pueblos del Pirineo se recogen brujas y brujos con nombres y apellidos.  

De esta forma, existen multitud de mitos y leyendas en la zona del Valle de Tena. Más en concreto, en Tramacastilla de Tena existe una leyenda sobre las brujas y brujos que allí surgieron.

Una leyenda del Valle de Tena (1637 – 1643)

Esta historia se remonta a la localidad de Tramacastilla de Tena, cuando una serie de mujeres comenzaron a realizar comportamientos extraños. Dichos actos comenzaron con la desaparición temporal de la vista, el oído o la voz, junto a fuertes dolores y alteraciones de ánimo

Los datos recogen que más de 60 mujeres cayeron en esta epidemia entre Tramacastilla y Sandiniés. Y poco a poco se fue expandiendo por otros pueblos hasta ser 1.600 las personas afectadas.  Considerado como un acto demoniaco, multitud de exorcistas acudieron a su liberación. Se dice que las afectadas comenzaron a manifestarse como demonios con diferentes voces. Hablaban en romance, tenían una fuerza sobrehumana, oían los pensamientos y leían el futuro.

Entre los fenómenos, se dice que aquellas brujas nombraron el nombre de Pedro de Arruebo . Este hombre era un vecino adinerado de Tramacastilla de Tena y el mayor terrateniente del valle con gran influencia y formación. Se dice que él era considerado por las endemoniadas como su “amo y señor”. Siendo así, el mayor culpable, fue acusado por los inquisidores junto a Miguel Guillén y Juan de Larrat como ayudantes del brujo.

Los casos no dejaban de aumentar por todo el Valle, lo que provocó que incluso el Inquisidor General de Aragón, Bartolomé Guijarro y Carrillo acudiera a la zona .  Este acto sirvió para aumentar más la alarma general ya que el inquisidor murió al poco tiempo de llegar y sin causa justificada.

Tras casi cinco años de temores y casos de brujería, la trama fue desapareciendo. De esta forma, los párrocos fueron trasladados; los exorcistas se fueron por la falta de casos que juzgar y los inquisidores volvieron al completar su acción jurídica.

Estos hechos se dieron por reales en el Valle, aunque las acusaciones nunca llegaron a ser aprobadas. Este es considerado como el mayor caso de brujería de Aragón y continúa, como otros, nadando en el misterio.

Esta historia de brujas que hablaban en otros idiomas e invocaban hechizos, junto a otras historias, hicieron del Valle de Tena el hogar de las brujas. Y es que, desde el siglo XV se dieron en el Valle varios testimonios de caza de brujas contra mujeres bearnesas, cuya fama de hechiceras era ya lejana.

Tras los siglos, Tramacastilla de Tena ha pasado de ser un lugar encantado a ser un lugar encantador. Siendo considerado a día de hoy como un destino fundamental para los amantes de la naturaleza.